EL MASAJE, UNA HERRAMIENTA DE LA FISIOTERAPIA

El masaje, también conocido como masaje terapéutico o masaje descontracturante por nuestros pacientes, es una técnica de fisioterapia utilizada con el objetivo de aliviar el dolor de origen muscular.

El masaje está compuesto por un conjunto de maniobras  superficiales y profundas que actúan sobre el músculo produciendo un beneficio terapéutico sobre éste. Existen distintos tipos de masaje dependiendo del ámbito en el que sea utilizado:

  • Masaje terapéutico: masaje enfocado en el alivio del dolor de origen muscular.
  • Masaje pre competición: masaje enfocado en la activación muscular previo a la competición deportiva.
  • Masaje de descarga: masaje enfocado en la relajación muscular de deportistas que están fatigados debido a los entrenamientos y competiciones.

Una gran parte de los pacientes que acuden a una clínica de fisioterapia en Albacete, vienen con la idea de recibir un masaje para el alivio de su dolor. Esto es debido a que la mayoría de clínicas de fisioterapia aplican esta técnica como tratamiento estrella para todos los pacientes.

Realmente el masaje tiene como cualquier otro tratamiento sus propias limitaciones. La limitación principal que presenta es que no puede tratar todas las patologías del sistema neuro-músculo-esquelético. El masaje solamente nos será de utilidad para el tratamiento de patologías de origen muscular, no ofreciendo beneficios en las partes neural y esquelética del total del sistema.

masaje-terapeutico-lumbar

Actualmente todavía existe una globalización de que todo el problema que presenta nuestro paciente es  de origen muscular, recibiendo el diagnóstico de “contractura muscular”, haciendo que este diagnóstico ocasionalmente sea erróneo y sometiéndolo a formar parte de un cajón de sastre para distintas patologías.

El dolor muscular ha sido ampliamente desarrollado por “Travell y Simons” dando una nueva definición, cambiando el diagnóstico de contractura por el de “punto gatillo”, y unos criterios de inclusión para un correcto diagnóstico de esta patología conocida como “síndrome de dolor miofascial”.

Mientras  un fisioterapeuta está aplicando las distintas maniobras del masaje tendrá el objetivo de localizar los “puntos gatillo”. Buscando un nódulo palpable dentro de una banda tensa muscular que provoque el dolor actual de nuestro paciente  y un espasmo local. Para  desactivarlos utilizaremos maniobras específicas, como la compresión isquémica y el estiramiento local. De este modo se conseguirán beneficios terapéuticos para nuestros pacientes.

masaje-terapeutico-espalda

En otras patologías cuya fuente de dolor son  estructuras distintas al músculo también se han encontrado la presencia de estos “puntos gatillo” o contracturas.  Por ejemplo, podemos tener una patología de estómago y secundariamente puede aparecer un dolor de cuello unilateral con una activación de los “puntos gatillo” de esta zona, mostrándose, por lo tanto, como un epifenómeno de diversas patologías.

Por este motivo nos encontramos con pacientes que han acudido al fisioterapeuta siendo tratados con un masaje terapéutico, con lo que obtienen un alivio parcial de los síntomas, o  bien, les aparece una temprana recurrencia del dolor. Entonces ¿Puede ser que mi problema no sea de origen muscular?

En conclusión, el masaje va a ser beneficioso para aquellos pacientes cuyo dolor es de origen muscular. Hoy en día debemos tener cierta precaución con el  diagnóstico de  “contractura muscular”,  ya que podemos obtener resultados parciales o no producir ningún cambio sobre nuestros pacientes.