Espolón calcáneo y su relación con el dolor en la planta del pie

La fascitis plantar es un común  problema discapacitante en la población general, especialmente en deportistas corredores.  La forma más común de fascitis plantar es una tendinopatía  en la parte medial y proximal de la planta del pie.

El diagnóstico de la fascitis plantar esta generalmente basado en la clásica historia de dolor y/o rigidez por la mañana y con la actividad. Durante el examen físico, encontramos  tensión a la palpación en el origen medial de la fascia plantar.

Existen algunas pruebas diagnósticas para confirmar el diagnóstico de fascitis plantar. Comúnmente, las radiografías del pié son realizadas para identificar espolones calcáneos y para excluir de otros posibles diagnósticos.

La radiografía convencional es realizada con el pié en descarga, sin apoyar en el suelo.  El hallazgo más común, con esta prueba, es el espolón calcáneo en el origen y en la profundidad de la fascia plantar.

Si el diagnóstico es dudoso , se realizan otras pruebas de imagen para ayudar a confirmar el diagnóstico.

  • Las ecografías realizadas por manos de expertos son relevantes en la detección de anormalidades y tensiones en la fascia plantar. Esta no nos dará más información sobre el hueso y la morfología de la articulación y otras patologías adyacentes al pié.
  • La resonancia magnética no sólo muestra anormalidades relacionadas con la fascia plantar, también enseña otros cambios asociados al hueso calcáneo y tan bien a detectar otras patologías.

Durante la práctica clínica, cuando la imagen se considera necesaria,  se propone  la radiografía, porque  es más barata comparada con otras pruebas de imagen.  La literatura científica ha evidenciado que el característico espolón calcáneo  mostrado en las radiografías no es necesariamente un criterio que justifique el dolor del paciente en la planta del pié.

dolor-planta-pie

Los resultados que encontramos en una radiografía no deben ser utilizados para hacer un diagnóstico sin conocer antes la historia del paciente y los hallazgos encontrados en la exploración física.

Cuando observamos un espolón calcáneo en una radiografía debemos de tener en cuenta  que también aparece en casi la mitad de los sujetos sanos. En cambio, podemos observar otros hallazgos como la tensión en la planta del pié y las irregularidades en los bordes del hueso del talón calcáneo, que sí se consideran relevantes.

La conclusión que podemos llegar a obtener es que hay características específicas, las cuales, son capaces de diferenciar entre personas que no tienen síntomas y pacientes con fascitis plantar. Con frecuencia las radiografías describen la presencia o ausencia de espolón calcáneo, pero debemos entender que también es habitual en personas asintomáticas. Por lo tanto, estos hallazgos  no aclaran el diagnóstico ni el pronóstico para la recuperación y la posibilidad de  recurrencia de episodios dolorosos.

Las anormalidades en la almohadilla grasa del talón y la tensión que vemos en la fascia plantar, en una radiografía, puede ser considerado como indicativo de dolor en la planta del pié.  Podemos utilizar estos hallazgos radiográficos para confirmar el diagnóstico de fascitis plantar.

Por lo tanto, no dude en acudir a la “Clínica de Fisioterapia Pablo Laserna”  en Albacete para solucionar su dolor en la planta del pié aunque tenga un espolón calcáneo.

Referencias Bibliográficas

H.R. Osborne, W.H. Breidahl, G.T. Allison. Critical differences in lateral X-rays with and without a diagnosis of plantar fasciitis. Journal of science and medicine in sport. 2006.