¿Son los estiramientos efectivos en la prevención de lesiones?

Cada vez es mayor el número de personas que realizan actividades deportivas, de forma no profesional, por lo tanto aumenta el riesgo de sufrir algún tipo de lesión deportiva. En la sociedad está establecida la importancia de realizar ejercicios de estiramiento para prevenir las lesiones deportivas. Son muchos los pacientes que acuden a la consulta de fisioterapia en Albacete refiriendo que se han lesionado debido a que no realizan ejercicios de estiramiento: “Como no estiro, me he lesionado”.

Pero, ¿Es cierto qué los estiramientos ayudan a prevenir las lesiones?

Existen dos tipos de estiramientos: los estiramientos estáticos y los estiramientos dinámicos. En esta entrada vamos hablar sobre los estiramientos estáticos, que son aquellos en los cuales ponemos a un grupo muscular en tensión y mantenemos ésta durante un periodo de tiempo.

Se han comparado los ejercicios de estiramiento estáticos, el entrenamiento de la fuerza, los ejercicios de equilibrio y la combinación de todos ellos, a la hora de prevenir las lesiones deportivas.  Esta comparación ha mostrado que los ejercicios de estiramiento no son efectivos a la hora de prevenir lesiones, mientras que los entrenamientos de la fuerza se han mostrado como los más efectivos para esta labor.  La combinación de los ejercicios de equilibrio y de entrenamiento de la fuerza también se ha mostrado efectivo por encima de los ejercicios de estiramiento.

Woman streching by the riverside in the city

Por lo tanto los ejercicios de estiramiento, tanto por hacerlos antes como después de un entrenamiento, no son eficaces para la prevención de lesiones agudas, ni lesiones por sobreuso. Un ejemplo de lesión aguda sería un esguince de tobillo y una lesión por sobreuso sería una sobrecarga muscular.

Aunque se ha visto que los ejercicios de estiramiento ayudan a ganar recorrido articular y mejorar la flexibilidad de los músculos, también se ha observado que realizarlos previos a un entrenamiento de fuerza disminuye tanto la capacidad de generar fuerzas máximas como de realizar repeticiones del ejercicio.

A modo de conclusión, en la Clínica de Fisioterapia Pablo Laserna recomendamos según nos indica la evidencia científica que para prevenir las lesiones deportivas es mejor realizar entrenamientos de la fuerza y realizar ejercicios de estiramiento posteriores al entrenamiento, para permitir el mayor rendimiento y mantener el rango de movimiento de nuestras articulaciones.

Referencias Bibliográficas

Jeppe Bo Lauersen, Ditte Marie Bertelsen, Lars Bo Andersen. The effectiveness of exercise interventions to prevent sports injuries: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. Br J Sports Med 2014 48: 871-877

 

Roberto Moriggi Junior, Ricardo Berton, Thiago Mattos Frota de Souza, Mara Patrícia Traina Chacon‑Mikahil, Cláudia Regina Cavaglieri. Effect of the flexibility training performed immediately

before resistance training on muscle hypertrophy, maximum strength and flexibility. Eur J Appl Physiol. 26 December 2016

 

El uso de la faja lumbar para prevenir el dolor lumbar

El dolor lumbar es un motivo frecuente por el cual los pacientes acuden a consulta de fisioterapia en Albacete. Los pacientes se suelen mostrar preocupados por la  recurrencia del dolor lumbar y, si este fuera su primer episodio  podría volver aparecer. Por ello suelen recurrir a la utilización de fajas lumbares para intentar proteger la zona lesionada, sobre todo, aquellos pacientes que trabajan moviendo materiales pesados o realizan movimientos repetidos de agacharse y levantarse.

La faja  lumbar es una prenda interior elástica que soporta la zona lumbar de la espalda a través de la compresión. Popularmente se dice que la faja lumbar ayuda a prevenir lesiones en la columna lumbar y disminuir el dolor de la misma, pero ¿sabemos si esto es cierto?.

Las fajas lumbares son diseñadas para cambiar el uso de la musculatura y los movimientos en la columna lumbar mediante una aplicación de fuerzas compresivas sobre la zona lumbar. Si las fajas abdominales cumplieran este objetivo, ellas deberían modificar los movimientos de la columna, la contracción muscular, las fuerzas compresivas en las articulaciones de la columna y la estabilidad de la misma. Sin embargo las fajas abdominales son extensamente utilizadas sin una evidencia científica convincente de sus efectos.

Por ejemplo muchos estudios han documentado que las fajas lumbares reducen la actividad de la musculatura de la zona lumbar, pero no se puede describir una conclusión definitiva, ya que si nos basamos en otros estudios la disminución de esta actividad muscular no es clara. Por lo tanto encontramos cierta controversia.

Actualmente no tenemos evidencias de  que estas fajas pudieran reducir la incidencia de lesiones en la espalda. Incluso se ha estado considerando que la incidencia y severidad de las lesiones lumbares aumentaba después de un uso discontinuo prolongado en el tiempo. Estas investigaciones coinciden en que el uso de los soportes lumbares puede debilitar la musculatura lumbar.

Tampoco tienen un efecto significativo en el mantenimiento de la estabilidad lumbar mediante el aumento de la fuerza muscular,  no produciendo un amento en la compresión y estabilización de los segmentos articulares lumbares.

Las fajas abdominales son prescritas por una variedad de razones, incluso durante un programa de rehabilitación tras de una lesión lumbar o un proceso quirúrgico, y como una manera de prevenir lesiones en trabajadores que realizan tareas repetitivas de levantar peso.

A modo de conclusión debemos  considerar todos los sistemas que permiten mantener la estabilidad de la columna lumbar  antes de aconsejar la utilización de una faja lumbar, ya que:

  • Produce una disminución de la actividad muscular y por lo tanto provocará debilidad de la misma.
  • No produce una disminución de las fuerzas de compresión sobre las articulaciones de la columna lumbar
  • Produce una disminución en el rango de movimiento de la columna lumbar.

 

Desde la clínica de fisioterapia Pablo Laserna aconsejamos en el caso de necesitar el uso de estos soportes lumbares para prevenir lesiones, sólo utilizarlos cuando vayamos a realizar actividades concretas que puedan ser perjudiciales, compaginado con ejercicios específicos para mantener la fuerza muscular y los rangos de movimiento de la columna lumbar. Sin embargo, en caso de padecer alguna lesión concreta es importante seguir el protocolo de rehabilitación de la misma.

Referencias bibliográficas

Dean L. Smith, Marvin J. Dainoff,  Leonard S. Mark,  Shawn P. Oates, Niles C. Davis. EFFECT OF A BACK BELT ON REACHING POSTURES. Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. March/April 2004.

  1. C. Ivancic, J. Cholewicki, A. Radebold. Effects of the abdominal belt on muscle-generated spinal stability and L4/L5 joint compression force. Ergonomics. Nov 2010.

Laura Page Warren,Susan Appling, Akinniran Oladehin, Judy Griffin. Effect of Soft Lumbar Support Belt on Abdominal Oblique Muscle Activity in Nonimpaired Adults During Squat Lifting. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy.2OOl

Latigazo cervical y factores de pronóstico

En la clínica de fisioterapia Pablo Laserna nos encontramos con pacientes que acuden preocupados por su dolor de cuello y la discapacidad que les ocasiona tras sufrir un accidente de tráfico.

Latigazo cervical es un término usado para describir las fuerzas de aceleración-desaceleración del cuello, el cual puede ocurrir por una colisión con un vehículo o con cualquier otro tipo de traumatismo, como una caída.

Cuando un paciente acude a una consulta de fisioterapia se le suele preguntar ¿Cómo fue el accidente? ¿Le pilló desprevenido? ¿Cuándo empezó a sentir el dolor? ¿Tiene el cuello rectificado? Todas estas preguntas le hacen pensar al paciente sobre la gravedad de su problema. ¿Realmente esto nos indica la gravedad del paciente? o ¿Varía el enfoque de nuestro tratamiento?

TRASTORNOS ASOCIADOS AL LATIGAZO CERVICAL

El trastorno comúnmente más asociado a un  latigazo cervical es la pérdida de la movilidad del cuello tras el accidente de tráfico o cualquier otro tipo de traumatismo.

También se han asociado cambios con respecto al patrón de reclutamiento muscular de la musculatura del cuello y la musculatura de la escápula que tiene relación con la columna cervical, provocando  un  patrón inadecuado de activación muscular, tanto a la hora de hacer los movimientos de la cabeza como permanecer en reposo, aumentado las fuerzas de compresión sobre la columna cervical.

La sensación de mareo y pérdida de equilibrio puede estar provocada también por una disfunción en el sistema sensomotor, ya que este sistema se encarga de reconocer la posición en la que se encuentra nuestra cabeza con respecto al resto del tronco y del espacio que nos rodea.

En algunos pacientes que padecen un latigazo cervical encontramos una relación entre factores psicológicos, el alivio del dolor y el aumento de la actividad funcional del paciente. En concreto los trastornos relacionados con el síndrome post-traumático. Tras un accidente, por stress, ansiedad y la depresión son comunes.

El síntoma predominante en el latigazo cervical es el dolor de cuello, pero también se constatan con frecuencia dolores de cabeza, dolor en el brazo, rigidez cervical y mareos.

Man feeling bad after a car accident injury

 

 

PREDICCIÓN DE RESULTADOS SEGUIDOS A UN LATIGAZO CERVICAL

Los pacientes que sufren un accidente de tráfico o cualquier otro tipo de traumatismo informan de un conjunto de síntomas discapacitantes. Es importante que el fisioterapeuta sea capaz de identificar cuáles son los factores que favorecen una pobre recuperación y también cuales favorecen una buena recuperación.

Factores asociados a una pobre recuperación:

  • Alta intensidad de dolor.
  • Alta discapacidad para realizar las actividades cotidianas relacionadas con el cuello.
  • Síntomas de stress post traumático.
  • Alto catastrofismo.
  • Hiperalgesia al frío.

Factores no asociados con una pobre recuperación:

  • Dirección del impacto.
  • Posición en el vehículo.
  • Velocidad del accidente.
  • Consciencia previa a sufrir el accidente.
  • Hallazgos en las pruebas de imagen.
  • Edad avanzada.
  • La restricción en la movilidad del cuello.

 

La fisioterapia juega un rol importante en la valoración y manejo de los pacientes que han sufrido un accidente de tráfico. Alrededor de un 50% de los pacientes no consiguen recuperarse del todo, suponiendo grandes costes económicos y disminución de la calidad de vida. Para conseguir disminuir la prevalencia actual es importante reconocer la complejidad del problema, que envuelve variaciones en el grado de disfunciones físicas así como de factores psicológicos.

3 formas distintas de dolor de cabeza

El dolor de cabeza es un síntoma muy común, con un considerable impacto social y económico.  Es importante determinar si va asociado o no a otros factores. En función de ello, el dolor de cabeza se considerará  como primario, si es el síntoma principal, o secundario, si es un síntoma causado por otra patología.

Dentro de los distintos tipos de dolor de cabeza o cefaleas, nos encontramos con tres que son los más frecuentes: cefalea tensional, migraña sin aura y cefalea de origen cervical.

La cefalea tensional

Es una cefalea primaria, que comúnmente presenta dolor de cabeza bilateral. Esta se caracteriza por una sensación de presión y tirantez de la cabeza, como si llevara un casco, una banda tirante o un peso en la cabeza, y una intensidad de dolor moderada, la cual dura desde unos minutos a días. El dolor en la cefalea tensional no empeora con las actividades rutinarias, como caminar o subir y bajar escaleras.  Este tipo de cefaleas no está asociada con las náuseas, pero si puede presentar fotofobia o fonofobia.

La migraña

migrañaEs una cefalea primaria que  se divide en dos tipos: migraña sin aura y la migraña con aura.  La migraña es un dolor de cabeza recurrente, que se manifiesta en ataques que duran entre 4 y 72 horas.  Los ataques son altamente variables en intensidad, frecuencia  y duración. La migraña se caracteriza frecuentemente por dolor unilateral en la zona frontotemporal de la cabeza, aunque en algunos casos puede ser bilateral. El dolor tiene una caracteristica pulsatil, con náuseas y/o vómitos, asociados a fotofobia y fonofobia, y un empeoramiento con los movimientos de la cabeza o las actividades rutinarias durante la crisis.

La cefalea de origen cervical

Es una cefalea secundaria a un problema en la columna cervical. El dolor de cabeza suele ser unilateral, aunque a veces puede  aparecer en los dos lados y esto por dos motivos: un aumento de la intensidad del dolor en el lado afecto que irradia hacia el otro lado de menor intensidad o  a consecuencia de tener la misma lesión en los dos lados de la columna cervical. El dolor se percibe en el área suboccipital y/o en la región frontotemporal.  El dolor de cabeza empeora con los movimientos del cuello, con la posición mantenida de la cabeza adelantada respecto al tronco  o mediante una presión externa en la región posterior del cuello o la zona occipital.

cefaleaA pesar de los conocimientos actuales de las distintas  formas de dolor de cabeza, el diagnóstico diferencial puede presentar algunas dificultades. El problema es que los síntomas causados por los diferentes tipos de dolor de cabeza pueden solaparse con frecuencia. Además,  también es común encontrarnos con pacientes que sufren dos o más formas de dolor de cabeza.

Hoy en día, no contamos con medidas objetivas, pruebas de imagen u otras pruebas de laboratorio que faciliten el diagnóstico diferencial.  Por lo tanto, el diagnóstico diferencial se basa principalmente en la historia natural, el patrón temporal, la intensidad del dolor, la localización del dolor, los factores predisponentes, y los signos y síntomas asociados con el dolor como hemos comentado anteriormente.

El diagnóstico diferencial de las distintas formas de dolor de cabeza es crucial porque mientras hay evidencia de que la terapia manual y el ejercicio terapéutico aplicados por el fisioterapeuta son efectivos en la cefalea de origen cervical, no hay evidencias de tener buenos resultados en la migraña y en la cefalea tensional.

En la Clínica de Fisioterapia Pablo Laserna  realizaremos un diagnóstico diferencial permitiéndole comprender qué le está sucediendo.  Con las distintas técnicas de fisioterapia como la terapia manual y el ejercicio terapéutico le ayudaremos a mejorar su cefalea de origen cervical. También, mediante educación en dolor, comprendiendo los mecanismos que provocan la inhibición de los puntos gatillo (contracturas musculares) que generan su dolor de cabeza, le ayudaremos a disminuir la frecuencia y la intensidad de su cefalea tensional. La fisioterapia también puede ser de ayuda en caso de padecer migrañas mediante una compresión minuciosa de lo que le está sucediendo, realizando educación en dolor y una exposición gradual del paciente a las actividades que ha abandonado, siempre apoyado por el tratamiento médico.

La Pubalgia en el deporte

La “pubalgia” es una patología frecuente en deportistas que corren, y sobre todo en aquellos deportes que golpean una pelota como el fútbol europeo, americano o australiano.

La pubalgia fue inicialmente descrita como una patología inflamatoria de la sínfisis del pubis y de las estructuras osteo-articulares y tendinosas que la recubren. A lo largo de los años ha ido denominándose con distintos nombres, como: “hernia del deportista”,” osteítis de pubis”, “pubalgia del atleta”, “dolor inguinal relacionado con el aductor” y “osteopatía dinámica de pubis”.

El nombre de Osteítis de pubis parece ser el más utilizado a nivel internacional, pero consideramos que el de la osteopatía dinámica de pubis es el nombre más adecuado.

El primer síntoma de esta patología es el dolor en la zona inguinal durante la práctica deportiva. El dolor se localiza en la región de inserción de la musculatura aductora, o bien en la zona púbica donde se insertan los músculos abdominales. El deportista referirá un dolor de instauración progresiva cada vez que practique deporte.

El diagnóstico se realiza según la clínica, la exploración y los estudios radiológicos complementarios, si bien la parte importante es la exploración clínica. Es importante realizar un diagnóstico diferencial amplio, que va desde la patología urológica, infecciosa o degenerativa hasta patologías propiamente relacionadas con la práctica deportiva.

Habitualmente el cuadro comienza con dolor inguinal a nivel de la inserción de la musculatura aductora y evoluciona hacia dolor a nivel de la inserción del músculo recto anterior abdominal.

pubalgia en el fútbol

¿Por qué podemos padecer la pubalgia?

Fundamentalmente debemos de entender que en el pubis se inserta el grupo muscular abdominal y donde se origina el grupo muscular aductor. La acción antagonista de estos dos grupos ha sido postulada como la principal causa de la “Osteopatía Dinámica de Pubis”.

Este desequilibrio muscular principalmente entre los músculos aductores, especialmente entrenados, fuertes y tónicos, y los músculos abdominales, fásicos, normalmente más débiles y poco entrenados, generan una inestabilidad pélvica anterior que provoca un defecto de cizallamiento constante de la sínfisis púbica.

Entonces por un mecanismo repetitivo y acumulativo se produce una alteración primero a nivel hueso-tendón, después una periostitis subaguda y al final es cuando el sistema dinámico de remodelación del hueso supera su límite.

Se han propuesto varios factores de riesgo que predisponen a determinados deportistas a padecer de pubalgia. Los principales factores intrínsecos del deportista se refieren a la morfología estructural del mismo y al acortamiento de la musculatura que rodea la pelvis. Como factores de riesgo extrínsecos, es decir aquellos factores que independientemente del deportista pueden afectarlo, tendremos que tener en cuenta principalmente las características del entrenamiento, el tipo y la cantidad.

Igualmente la repetitividad de ciertos movimientos y gestos deportivos como la flexión de la cadera y la aducción de la extremidad. El conocimiento de estos factores de riesgo son muy importantes para evaluar las estrategias preventivas, así como el tratamiento una vez instaurados los primeros síntomas.

pubalgia en el running

¿Qué tratamiento podemos ofrecer por parte de la fisioterapia?

El tratamiento debería ser conservador inicialmente, debiendo formar parte del cuerpo médico un fisioterapeuta con conocimientos en fisioterapia deportiva (enlazar con fisioterapia deportiva).

Hace falta realizar, como siempre, una individualización del tratamiento pero en líneas generales lo más importante es, cuando aparecen los primeros síntomas claros de pubalgía, recomendar reposo deportivo, un programa de rehabilitación básico y unas buenas pautas para mejorar la estabilización lumbo-pélvica.

La reincorporación a la práctica deportiva deberá ser muy progresiva y pasar de fase tan solo cuando se hayan logrados los objetivos preestablecidos entre el cuerpo médico y el deportista.

El tratamiento quirúrgico se realiza en el caso del fracaso del tratamiento conservador. Cuando hay dolor severo que no cede con el tratamiento médico y de fisioterapia, y también si los síntomas persisten después de 4-6  meses de tratamiento conservador.

Referencias Bibliográficas

Departamento médico FCB. Guía de práctica clínica de la Osteopatía Dinámica de Pubis (ODP): diagnóstico, tratamiento y prevención.  2010.

Espolón calcáneo y su relación con el dolor en la planta del pie

La fascitis plantar es un común  problema discapacitante en la población general, especialmente en deportistas corredores.  La forma más común de fascitis plantar es una tendinopatía  en la parte medial y proximal de la planta del pie.

El diagnóstico de la fascitis plantar esta generalmente basado en la clásica historia de dolor y/o rigidez por la mañana y con la actividad. Durante el examen físico, encontramos  tensión a la palpación en el origen medial de la fascia plantar.

Existen algunas pruebas diagnósticas para confirmar el diagnóstico de fascitis plantar. Comúnmente, las radiografías del pié son realizadas para identificar espolones calcáneos y para excluir de otros posibles diagnósticos.

La radiografía convencional es realizada con el pié en descarga, sin apoyar en el suelo.  El hallazgo más común, con esta prueba, es el espolón calcáneo en el origen y en la profundidad de la fascia plantar.

Si el diagnóstico es dudoso , se realizan otras pruebas de imagen para ayudar a confirmar el diagnóstico.

  • Las ecografías realizadas por manos de expertos son relevantes en la detección de anormalidades y tensiones en la fascia plantar. Esta no nos dará más información sobre el hueso y la morfología de la articulación y otras patologías adyacentes al pié.
  • La resonancia magnética no sólo muestra anormalidades relacionadas con la fascia plantar, también enseña otros cambios asociados al hueso calcáneo y tan bien a detectar otras patologías.

Durante la práctica clínica, cuando la imagen se considera necesaria,  se propone  la radiografía, porque  es más barata comparada con otras pruebas de imagen.  La literatura científica ha evidenciado que el característico espolón calcáneo  mostrado en las radiografías no es necesariamente un criterio que justifique el dolor del paciente en la planta del pié.

dolor-planta-pie

Los resultados que encontramos en una radiografía no deben ser utilizados para hacer un diagnóstico sin conocer antes la historia del paciente y los hallazgos encontrados en la exploración física.

Cuando observamos un espolón calcáneo en una radiografía debemos de tener en cuenta  que también aparece en casi la mitad de los sujetos sanos. En cambio, podemos observar otros hallazgos como la tensión en la planta del pié y las irregularidades en los bordes del hueso del talón calcáneo, que sí se consideran relevantes.

La conclusión que podemos llegar a obtener es que hay características específicas, las cuales, son capaces de diferenciar entre personas que no tienen síntomas y pacientes con fascitis plantar. Con frecuencia las radiografías describen la presencia o ausencia de espolón calcáneo, pero debemos entender que también es habitual en personas asintomáticas. Por lo tanto, estos hallazgos  no aclaran el diagnóstico ni el pronóstico para la recuperación y la posibilidad de  recurrencia de episodios dolorosos.

Las anormalidades en la almohadilla grasa del talón y la tensión que vemos en la fascia plantar, en una radiografía, puede ser considerado como indicativo de dolor en la planta del pié.  Podemos utilizar estos hallazgos radiográficos para confirmar el diagnóstico de fascitis plantar.

Por lo tanto, no dude en acudir a la “Clínica de Fisioterapia Pablo Laserna”  en Albacete para solucionar su dolor en la planta del pié aunque tenga un espolón calcáneo.

Referencias Bibliográficas

H.R. Osborne, W.H. Breidahl, G.T. Allison. Critical differences in lateral X-rays with and without a diagnosis of plantar fasciitis. Journal of science and medicine in sport. 2006.

Fascitis Plantar o dolor con los primeros pasos de la mañana

La fascitis plantar es una de las patologías más comunes del pie tratadas por los fisioterapeutas.  El dolor originado en la planta del pie o en el talón puede aparecer tanto en pacientes deportistas, como en los que no lo son.  Los deportes en los que puede haber una mayor frecuencia de esta entidad patológica son el futbol, la gimnasia rítmica, bailar y correr. Por tanto, ocupa un importante campo de actuación de la fisioterapia deportiva.

Los pacientes que padecen fascitis plantar presentan dolor en la planta del pie con los primeros pasos tras un periodo de inactividad, por ejemplo al levantarse de la cama por las mañanas, pero también puede empeorar al estar de pie durante un tiempo prolongado o con un aumento de la actividad diaria.

dolor-mana-pies

El fisioterapeuta debe valorar la presentación de pérdida de movilidad del pie, el índice de masa corporal, el pie pronado, el pie cavo y las actividades como correr, así como trabajos que se realicen de pie; particularmente, por si hubiera una pobre absorción de las fuerzas del pie contra el suelo. Estos son posibles factores de riesgo para desarrollar fascitis plantar.

Durante la exploración física, el fisioterapeuta deberá realizar una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico de fascitis plantar:

  • Dolor a la palpación proximal de la fascia plantar.
  • Valorar la movilidad del tobillo y pie.
  • Realizar una serie de test para descartar el síndrome del túnel del tarso.
  • Windlass test: para valorar la tensión de la planta del pie con respecto al contralateral.
  • Valorar el ángulo del arco longitudinal del pie: si tiene un pie plano o cavo.

Las pruebas de imagen no suelen ser necesarias, éstas pueden ser útiles para descartar otras posibles causas. Un hallazgo típico que encontramos en las radiografías es el “espolón calcáneo” pero no hay diferencias entre los pacientes que sufren la fascitis plantar y personas asintomáticas, por lo tanto, no es útil como diagnóstico.

fscitis-plantar-manana

¿Cómo podemos mejorar el dolor de la planta del pie con fisioterapia?

El tratamiento en fisioterapia debe incluir la terapia manual, consistiendo en movilizar las articulaciones y los tejidos blandos del pie, procediendo a tratar las articulaciones relevantes en el dolor del paciente y mejorar la flexibilidad de la musculatura posterior (gemelo e isquiotibiales), con el objetivo de disminuir el dolor y mejorar la función del paciente.

El vendaje funcional es una técnica de fisioterapia mediante la cual podemos conseguir un alivio del dolor y una mejora de la función del paciente, mediante la disminución de la tensión sobre la fascia plantar y la corrección de la pronación del pie si el paciente la tuviese.

 

El ejercicio terapéutico y la reeducación neuromuscular son opciones terapéuticas de la fisioterapia con el objetivo de reducir la pronación del pie, la debilidad muscular y conseguir que el paciente/deportista  vuelva con seguridad a su actividad diaria.

 

Referencia Bibliográfica.

Robroy L., Todd E., Stephen F., Thomas G., James W., Dane K., Christine M. Heel Pain – Plantar Fasciitis: Revision 2014. J Orthop Sports Phys Ther. 2014;44(11):A1-A23.

Hombro Congelado

El “hombro congelado” es una patología perteneciente a la articulación del hombro, como su propio nombre indica,  caracterizada por producir dolor y restricción de la movilidad. Generalmente no hay una historia de lesión clara.  Esta patología también puede ser conocida como capsulitis adhesiva  y  periartritis escapulo-humeral.

El “hombro congelado” es típicamente descrito como el transcurso a lo largo de tres fases:

  1. Fase dolorosa: se caracteriza por la presentación de dolor y rigidez.
  2. Fase de congelación: se caracteriza por que el dolor va disminuyendo pero la rigidez persiste.
  3. Fase de descongelación: se caracteriza por la espontanea mejora de la movilidad.

El proceso de curación de esta patología puede oscilar desde los 12 meses a los 42 meses. Esta variabilidad en el tiempo de recuperación va a depender  de lo que dure cada fase. Por ejemplo, si el paciente padece una larga fase de congelación, va a estar asociada a una larga fase de descongelación.  La mayoría de los casos suele tener un tiempo de recuperación entre los 12-16 meses.

dolor-hombro-congelado

Actualmente no contamos con una serie de test para diagnosticar el hombro congelado. Por lo tanto, el diagnóstico estará basado en:

  • La exploración clínica.
  • La exclusión de otras patologías.
  • Una radiografía normal.

En la exploración clínica encontraremos una secuencia progresiva de restricción de la movilidad del hombro, llamado patrón capsular. El patrón capsular consiste en una limitación de la movilidad del hombro de mayor a menor medida, en rotación externa, abducción y rotación interna. Ésta limitación de la movilidad será tanto activa (movimiento que puede realizar el paciente por sí mismo)   como pasiva (movimiento que puede realizar el paciente con ayuda del fisioterapeuta).

La radiografía es necesaria para excluir otras patologías como la luxación de hombro, artritis, fracturas, necrosis vascular y osteosarcomas. Estas patologías pueden provocar dolor y restricción de la movilidad al igual que el hombro congelado.

Como hemos comentado anteriormente el “hombro congelado” es típicamente clasificado dentro de tres fases.  Pero una vez realizado el diagnóstico, es más cómodo clasificar al paciente dentro de dos grupos para enfocar el tratamiento de fisioterapia:

  • Pacientes que tienen más dolor que rigidez.
  • Pacientes que tienen más rigidez que dolor.

¿Cómo tratamos en fisioterapia el hombro congelado?

El objetivo principal del tratamiento de fisioterapia es  explicarle al paciente ¿Qué le está pasando? ?por qué le está pasando?  ¿qué tratamiento de fisioterapia tiene? ¿Cuánto tiempo va a tardar en resolverse su problema?. La mayoría de las cuestiones expuestas han sido contestadas anteriormente. A  continuación vamos a exponer las distintas opciones terapéuticas.

La movilización por parte del fisioterapeuta se ha mostrado como el tratamiento más efectivo. Dependiendo de la situación clínica del paciente las movilizaciones serán de una intensidad u otra. Durante la fase en la cual el paciente tiene más dolor que rigidez las movilizaciones serán suaves, con el objetivo de no aumentar el dolor y mantener la movilidad. Si el paciente presenta como problema principal la rigidez de hombro, tendremos que utilizar movilizaciones más agresivas hasta el final del rango de movimiento.

solucion-hombro-congelado

El tratamiento médico mediante infiltraciones puede reducir el dolor y mejorar la función del hombro a corto plazo, y estos beneficios pueden seguir mejorando a medio plazo si son combinados con fisioterapia.

Otros tratamientos como la movilización de la articulación del hombro bajo anestesia y la relajación de la articulación con artroscopia, mediante cirugía, no está aconsejado por la evidencia clínica actual. Estos tratamientos no se muestran superiores a la fisioterapia por si sola como tratamiento.

Referencias Bibliográficas

Jeremy Lewis. Frozen shoulder contracture syndrome – Aetiology, diagnosis and management. Manual Therapy. 2014

EL MASAJE, UNA HERRAMIENTA DE LA FISIOTERAPIA

El masaje, también conocido como masaje terapéutico o masaje descontracturante por nuestros pacientes, es una técnica de fisioterapia utilizada con el objetivo de aliviar el dolor de origen muscular.

El masaje está compuesto por un conjunto de maniobras  superficiales y profundas que actúan sobre el músculo produciendo un beneficio terapéutico sobre éste. Existen distintos tipos de masaje dependiendo del ámbito en el que sea utilizado:

  • Masaje terapéutico: masaje enfocado en el alivio del dolor de origen muscular.
  • Masaje pre competición: masaje enfocado en la activación muscular previo a la competición deportiva.
  • Masaje de descarga: masaje enfocado en la relajación muscular de deportistas que están fatigados debido a los entrenamientos y competiciones.

Una gran parte de los pacientes que acuden a una clínica de fisioterapia en Albacete, vienen con la idea de recibir un masaje para el alivio de su dolor. Esto es debido a que la mayoría de clínicas de fisioterapia aplican esta técnica como tratamiento estrella para todos los pacientes.

Realmente el masaje tiene como cualquier otro tratamiento sus propias limitaciones. La limitación principal que presenta es que no puede tratar todas las patologías del sistema neuro-músculo-esquelético. El masaje solamente nos será de utilidad para el tratamiento de patologías de origen muscular, no ofreciendo beneficios en las partes neural y esquelética del total del sistema.

masaje-terapeutico-lumbar

Actualmente todavía existe una globalización de que todo el problema que presenta nuestro paciente es  de origen muscular, recibiendo el diagnóstico de “contractura muscular”, haciendo que este diagnóstico ocasionalmente sea erróneo y sometiéndolo a formar parte de un cajón de sastre para distintas patologías.

El dolor muscular ha sido ampliamente desarrollado por “Travell y Simons” dando una nueva definición, cambiando el diagnóstico de contractura por el de “punto gatillo”, y unos criterios de inclusión para un correcto diagnóstico de esta patología conocida como “síndrome de dolor miofascial”.

Mientras  un fisioterapeuta está aplicando las distintas maniobras del masaje tendrá el objetivo de localizar los “puntos gatillo”. Buscando un nódulo palpable dentro de una banda tensa muscular que provoque el dolor actual de nuestro paciente  y un espasmo local. Para  desactivarlos utilizaremos maniobras específicas, como la compresión isquémica y el estiramiento local. De este modo se conseguirán beneficios terapéuticos para nuestros pacientes.

masaje-terapeutico-espalda

En otras patologías cuya fuente de dolor son  estructuras distintas al músculo también se han encontrado la presencia de estos “puntos gatillo” o contracturas.  Por ejemplo, podemos tener una patología de estómago y secundariamente puede aparecer un dolor de cuello unilateral con una activación de los “puntos gatillo” de esta zona, mostrándose, por lo tanto, como un epifenómeno de diversas patologías.

Por este motivo nos encontramos con pacientes que han acudido al fisioterapeuta siendo tratados con un masaje terapéutico, con lo que obtienen un alivio parcial de los síntomas, o  bien, les aparece una temprana recurrencia del dolor. Entonces ¿Puede ser que mi problema no sea de origen muscular?

En conclusión, el masaje va a ser beneficioso para aquellos pacientes cuyo dolor es de origen muscular. Hoy en día debemos tener cierta precaución con el  diagnóstico de  “contractura muscular”,  ya que podemos obtener resultados parciales o no producir ningún cambio sobre nuestros pacientes.

¿QUÉ SON LAS AGUJETAS?

Las agujetas o el dolor muscular post-esfuerzo es una experiencia familiar para los nuevos deportistas y los deportistas de élite. Los síntomas pueden variar desde unas molestias musculares hasta un dolor severo y debilitante. Los mecanismos de aparición, las estrategias de tratamiento y el impacto en la actividad deportiva no parece clara, a pesar de la alta incidencia de las agujetas.

La intensidad de las agujetas se incrementa dentro de las primeras 24 horas siguientes al cese del ejercicio, alcanzando su pico entre las 24 y 72 horas siguientes, y eventualmente desaparece 5-7 días después con la ayuda del tratamiento de fisioterapia y las estrategias de gestión del ejercicio. Este fenómeno inducido por el ejercicio se conoce como dolor muscular de inicio retardado (DOMS) y es quizás una de las formas más comunes y recurrentes de lesión deportiva.

Las agujetas son más frecuentes cuando retomamos las sesiones de entrenamiento tras un periodo en el cual la actividad deportiva se redujo. También es común cuando es la primera vez que realiza ciertos tipos de actividad.

agujetas brazo

Diversas teorías han sido propuestas para explicar el dolor asociado a las agujetas, incluyendo:

  • La teoría del ácido láctico, que se basa en la suposición de que éste continúa produciéndose después del ejercicio. Los niveles de ácido láctico vuelven a la normalidad una hora después del ejercicio, por lo tanto, no explica que aparezca dolor a las 24 horas del ejercicio.
  • La teoría del daño muscular, que se enfoca en la disrupción de los componentes que producen la contracción muscular, particularmente al nivel de la línea “Z”, tras el ejercicio.
  • La teoría de las enzimas sanguíneas, que han sido medidas tras el ejercicio para soportar esta teoría. Después de un esfuerzo físico la “creatina fosofoquineasa” (CPK) se ha visto aumentada, favoreciendo la permeabilidad de la membrana celular del músculo, produciendo una lesión dentro de éste.

El dolor muscular post-esfuerzo aparece tras realizar una actividad que solicita una contracción excéntrica de la musculatura induciendo micro lesiones. La intensidad y la duración de los entrenamientos también son un factor importante en la provocación de las agujetas.

Las agujetas pueden disminuir el rendimiento deportivo al causar una reducción en el rango de movimiento, absorción de fuerzas y la capacidad de generar fuerza. También puede ocurrir una alteración en la secuencia de activación muscular y en el patrón de reclutamiento.

ejercicio agujetas

Numerosas estrategias de tratamiento de fisioterapia han sido introducidas para ayudar a aliviar el dolor muscular post-esfuerzo:

  • Antinflamatorios: han demostrados ser beneficiosos para el paciente.
  • Masaje terapéutico: han mostrado una variedad de resultados que pueden estar influenciados por el tiempo de aplicación y el tipo de masaje.
  • Crioterapia.
  • Estiramientos.
  • Electroterapia: no son efectivas aliviando el dolor muscular post-esfuerzo.
  • Ejercicio: es el tratamiento de fisioterapia más efectivo, aliviando el dolor producido por las agujetas, sin embargo el efecto analgésico es temporal.

Cada vez es mayor las personas que comienzan hacer deporte o que comienzan a practicar un deporte distinto. Como hemos comentado antes, estos cambios en nuestra rutina deportiva o en nuestro inicio al deporte es un factor predisponente para sufrir “agujetas”. Por ello en nuestra clínica podéis encontrar un servicio de fisioterapia deportiva en el cuál podremos asesorarte sobre esta patología y cómo prevenirla.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Karoline Cheung, Patria A. Hume and Linda Maxwell. Delayed Onset Muscle Soreness Treatment Strategies and Performance Factors. Sports Med 2003; 33 (2): 145-164